martes, 8 de septiembre de 2009

Capitulo 14

Esta historia es real, no es ni ciencia de ficción y tampoco un invento de la mente y sus fantasías.

Los nombres no fueron cambiados, son los nombres de mis ancestros, por lo tanto me tomé el “atrevimiento” de revivir su memoria, No con el ánimo de acusar a nadie y tampoco para abrir heridas antiguas.

Quiero utilizar su memoria como luz que ilumina mi espíritu con el ánimo de demostrar que del dolor tiene que salir la tolerancia… del sufrimiento tiene que florecer el amor, y que el respeto hacia los demás tiene que ser nuestro pan diario… que el respeto hacia las vidas de los demás tiene que ser nuestra bandera, tenemos que partir de un principio básico: “haga a los demás lo que te gusta que hagan a ti”… No exijamos tolerancia a los demás, no exijamos respeto de los demás, no exijamos perdón… exijamos a nosotros mismos la aplicación de estas cualidades… algo que el victimario como la victima tienen que aplicar… y mientras que esta “humanidad” va seguir el “ojo por ojo”, quedará y muy pronto “ciega”, algo que el Mahatma Gandhi, advirtió hace tiempo.

Mi voz es de un ser que vivió la guerra en carne propia en 1975 en el Líbano… con sentimientos y dolores de un niño que anhelaba vivir como el resto de los niños… un niño que soñaba… un niño que amaba… un niño que trataba de entender el porqué de todo eso… un niño que no vivió su niñez, como millones que no lo hacen hoy… millones que viven en este instante la dura realidad de la muerte, del hambre, de la pérdida de sus seres queridos, soportando inviernos y veranos, sed y enfermedades… mientras que el mundo los mira a través de las pantallas de los medios…

Mientras a los "pueblos civilizados" les duelen las historias que se ven en sus medios, sus estados, no hacen nada para evitar que el planeta siga atrapado en las garras de los intereses y los lucros inimaginables por el negocio de la muerte, y por el negocio de las guerras por los recursos.

La maldición del Medio Oriente es la maldición de sus recursos. Una maldición acompañada a propósito por la de la religiosidad. Es la tierra que mas profetas tuvo, y es la que más guerras ha tenido y tiene. Es la tierra que, llaman “Santa”, pero no es mas que “Asesina de sus profetas”. Torpe y dogmatica. La gobiernan dictadores, reyes y racistas que aplican limpiezas étnicas… la gobiernan sistemas políticos podridos, protegidos por grandes intereses y grandes poderes politicos como potencias tambien, donde la guerra es el idioma que se escucha, bajo titulos demagogicos de democratizaciones.

*****************

Dedico este capítulo a los seguidores de este humilde rincón, pero, en especial a dos seres tan especiales que han seguido esta primera parte con sus recomendaciones, correcciones, y también con una voz de apoyo para seguir con el tema:

Gracias Campanita y Isabel por sus mensajes como comentarios, por sus palabras, por su cariño…

Gracias por el video que pongo a continuación, que me envía Isabel, de un compositor y cantante, músico y filosofo, un profeta más que nació en la tierra de los cedros, un hombre, que durante la guerra del Líbano, sus canciones sonaban como estruendos en los oídos de los dueños de la guerra. Sus presentaciones, me acuerdo, siempre fueron saboteadas por las inteligencias sirias, y es un enemigo declarado por Israel, por ser un cantante que cantaba canciones nacionalistas, que hablan de la libertad, la resistencia y la no rendición. Un profeta que no comulga con el fanatismo no con los dictadores, y no acepta tampoco las invasiones, ni comulga con los aviones asesinos que siembran la tierra libanesa de muerte, fosforo blanco y bombas de racimo… “nadie es profeta en su tierra”, y nadie será profeta en las tierras “santas” mientras haya guerras, fanatismos y racismos...

Es Marcel Khalife


4 comentarios:

miangel dijo...

Me encanta lo que escribes, y se que en el fondo de tu ser hay tantas huellas de eso que tuviste que vivir en carne propia, que darias lo que fuera porque miles de niños tuviesen hoy, una realidad distinta porque eres fiel testimonio de lo que eso genera en los sueños de un niño.Finalmente los niños aprenden lo que viven y que se les podra exigir mañana si viven en medio de la hostilidad, inequidad,e inseguridad???
Seguramente cuando ves que pasan los años y nada cambia, debes sentir dentro de ti una mezcla de rabia, tristeza e impotencia al ver tanta manipulacion e injusticia ,pero al menos el compartirlo con otros ayuda a sensibilizar un poco,aunque en nuestras manos no tengamos la solucion para cambiar la obtusa mentalidad de quienes se escudan en sus creencias religiosas o politicas para justificar la atrocidad de sus acciones y lo peor, es que no se si son concientes inconcientes o inconcientes concientes.Eres un valiente.MIANGELLUZ

Isabel dijo...

Gracias a ti,Aleksander, por no dejar que olvidemos.
Sin memoria no somos nada,amigo.
De tu experiencia muchos aprendemos...
Gracias por la amabilidad de tus palabras.Un gran abrazo.

Campanita de BarZaires dijo...

Querido Aleksander,
Un millón de gracias, por tu cariño, por tu dedicatoria, por lo que nos das constantemente, como dice Isabel, contigo aprendemos, descubrimos, nos paramos reflexionamos y nos damos cuenta de una realidad que a veces podría pasar desapercibida en su verdadera profundidad.

Tu novela histórica nos hace sentir de cerca todo lo que debió ser cada uno de los capítulos que aqui nos expones, unas huellas que quedaron marcadas para siempre y que no las borra tan siquiera el tiempo.

Gracias siempre por tu cariño, por tus comentarios, por tus detalles...y sobretodo como dice un amigo mío llamdo Aleksander en sus propias palabras, GRACIAS POR EXISTIR.

Un beso enorme de todo corazón.

Isabel dijo...

Paso para dejarte un abrazo. Deberías seguir escribiendo.
Hazme caso ;-)

Un abrazo,Aleksander.:-)